sábado, 28 de noviembre de 2015

1 AÑO de De Lo Que Quise Sin Querer

Ginés Cutillas, Mariazo Zurdo y yo en medio. Foto de Efrén Montoya.
HOY, 28 de noviembre, hace una año de esta fotografía.
Está tomada por el fotógrafo Efrén Montoya en La Microbiblioteca el día de la presentación de mi libro. De la primera. Luego han habido tres más, y otras quedan pendientes.
Aparte de contar con el editor de Talentura, Mariano Zurdo, que no siempre es fácil, en dos ocasiones, he tenido como maestro de ceremonias en ellas al escritor Ginés Cutillas (que aparece en la foto), al actor y dramaturgo Màrius Hernández, al director de cine y guionista Jesús Méndez y al gran Manu Espada, también escritor y guionista, En esas presentaciones han leído o escenificado mis relatos las actrices Júlia Lora, Gema Martínez, Mònica López, Maria Lesmes, Sandra Marchena e Inma Cuevas (queda pendiente mi Inma Isla, que el día que estaba previsto en Madrid, finalmente no pudo ser).
En este año se han escrito algunas reseñas sobre el libro. Se han hecho eco en diversos medios. Algunos de sus relatos han aparecido en diferentes revistas digitales y en papel, y otros tantos blogs. Él me ha empujado a conceder entrevistas, a hacerme amigo de personas con los que no habría jamás coincidido. He recibido una cantidad de fotos en las que aparece "el niño del pelo rojo" que no me esperaba, con diferentes escenarios, entornos, enclaves y "partenaires" (tantas que aún llevo cierto retraso en su publicación). 
En cuanto apareció el libro, alguien se interesó en mi manera de contar las cosas y hay un proyecto de cortometraje pendiente de llevarse a cabo. A los pocos meses de que viera la luz, comencé a escribir una obra de teatro en torno a él, acabada y pendiente de estreno, en la que aparecen algo más de una veintena de sus relatos, titulado Del Amor, La Muerte Y Otras Chiquilladas. Hace dos semanas la Cía. Pendientes de un Hilo estrenó Fabulantistas, otra obra mágica y trágica, en la que utilizan unos quince de mis relatos, alguno de ellos incluido también en este libro. Y al parecer, hay interés en tomar sus textos para escribir una tercera. 
Vamos, resumiendo este resumen, el niño del pelo rojo me ha regalado un año, que sin querer, se ha convertido en uno de los que más quise hasta ahora. O sea, un año de esos De Los Que Quise Sin Querer.

Todo lo acontecido, o casi, aparece cronológicamente citado AQUÍ.

sábado, 14 de noviembre de 2015

Estreno de FABULANTISTAS

De izq. a der.: Mònica López, Gema Martínez, Júla Lora y M. José Illana
Hoy se estrena FABULANTISTAS, el último espectáculo de la Cía. PENDIENTES DE UN HILO. Y aviso de que las localidades ya llevan una semana agotadas.
Este espectáculo nace del afán que, a finales del años pasado, tuvo esta compañía de mujeres  en llevar a escena microrrelatos sacados de este blog. Finalmente, sirviéndose de ellos, con Júlia Lora como directora, han creado una dramaturgia, una propuesta teatral en torno al mundo del circo de principios del siglo XIX y de los freak shows de aquella época. 
Claro, como es normal, yo no puedo estar más agradecido ni más feliz de que esta panda de ilusionistas, malabaristas de sueños, un poco locas, al fin y al cabo, se hayan fijado en mi pequeño mundo repleto de pegos para crear un universo propio colmado de magia y seres... y seres (dejémoslo ahí). He de reconocer que mi relación con ellas y nuestro enamoramiento mutuo ya viene de lejillos. Les cuento (lease les cotilleo, más propio de mí):
Para empezar, Gema Martínez es también la protagonista de Consuélame, Consuelo. Para seguir, la mísma Júlia Lora es una de las dos actrices con las que trabajé en la presentación del libro Despojos del ReC, allá por mayo del año pasado. Ambas, más la tercera, Mònica López, y junto a la también actriz, Mària Lesmes, formaron el cuarteto que crearon aquella puesta en escena para la Presentación de De Lo Que Quise Sin Querer el noviembre pasado en La Microbiblioteca. Libro en el que están incluidos algunos de los relatos que esta noche ponen en relieve en este espectáculo-show-obra, con el que en unas horas van a hacer soñar a todos (los que hayamos conseguido entrada a tiempo). Por último, Rocío Luna, que se ha encargado de la escenografía y vestuario, es la misma que ha estado presente en los últimos trabajos de microteatro en los que he trabajado: El Pulso, Closet, Puccini Y La Ensaladilla La Más Indicada. Y lo que queda, Rocío, y lo que queda. Me falta citar a M. José Illana, acordeonista de la función, con la que no he tenido el gusto de trabajar, pero que, visto lo visto, todo se andará, todo se andará,..
Ah, y Efrén Montoya, fotógrafo y diseñador del cartel, con el que también he tenido el gran privilegio de contar en algunas ocasiones.

Dicho todo, solo queda desear: mucha mierda, PENDIENTES DE UN HILO, mucha, mucha, niñas, amigas. Y larga vida a las FABULANTISTAS.

sábado, 31 de octubre de 2015

Algo Que Me Urge Contarte

Portada del libro. Ilustración de Rosa Osuna
Hace unos años hubo una sección en el programa La Ventana, de la Cadena Ser, conducido por Juan José Millás. Por entonces dirigía el programa Gemma NiergaEn él Millás recibía relatos de los oyentes, escogía y los leía en su apartado los viernes, poniendo deberes para el siguiente. 
Tiempo después algunos de los que escribían allí comenzaron a hacerlo en un foro llamado VENTANIANOS, liderado por Jorge Izquierdo. (Ahora, el enlace te lleva a la Web que el mismo Jorge ha creado para la ocasión y difusión del libro, y en la que puedes encontrar mucha más información.)  
En aquel blog literario, al que llegué por entonces siguiendo el rastro, y esto ya es sabido y resabido, de la Sanabria, conocí a gente de la que aprendí mucho, casi todo. Entre ellos estaban: la misma Lola Sanabria, Beatriz Alonso Aranzábal, Joaquim Valls, Ángela Torrijo, Delia AguiarPepe Lillo... 
Ahora, unos años después, a este último le da un barrunto pre-veraniego y decide que ya va siendo hora de que aquellos micros se rescaten del pasado. Se alía con Manuel Navarro y nos embarca a muchos de entonces en este proyecto que, como veis en la portada, tiene alas propias: Algo Que Me Urge Contarte.
En el libro aparecen relatos de 21 autores, y la portada es una creación de la ilustradora Rosa Osuna (al tiempo,  es una de esos 21 escritores.) Se puede adquirir en digital o en papel. Este es el ENLACE para poderlo comprar en Amazon o echarle un vistazo antes de pagar.
Desde aquí doy de nuevo las gracias a todos los que se están implicando tanto para que este avión despegue, siga su ruta y aterrice cuándo y dónde el "destino" quiera. Y, por encima de todo, agradezco a Lillo el haberme rescatado de su memoria y me haya invitado a embarcarme entre sus páginas. 

sábado, 17 de octubre de 2015

SUELTA

Foto Casera
Jamás tuvo costumbre de ceñirse la cintura. Como no la tuvo nunca para sujetarse el pelo en una cola, ni usar sandalias de atarse. Ya de niña era incapaz de mantenerse en fila formando para entrar a clase, o de aunar en su mano las varas de retama que recogía en el camino. Tampoco aprendió a colorear dibujos sin salirse de los bordes. Y dejaba escapar adrede los globos, solo para mirarlos subir, decía. La madre, a la que nada le extrañó, no ha contado a nadie, para que no la tomen por loca, que al parirla, asombrada notó con extrema claridad, en vez de a la niña que venía, cómo con el último empujón, de entre sus muslos una bandada de aves alzaba el vuelo.

Los premiados junto a la Alcadesa, Laura Campos,
y la regidora, Jéssica Ávarez
Ahora sí. Ya han publicado el relato que el pasado julio fue uno de los ganadores, junto a Ausencia, de Susana Álvarez y El món capgirat, de Estefanía García, en el 1r Concurs de Microrelats 8 de Març Montcada i Reixac. Fue un placer asistir a la ceremonia.
Ha sido publicado en el n. 469 de la edición impresa de LA VEU, de Montcada i Reixac. Clicando AQUÍ puedes luego acceder al archivo PDF y leer los otros dos ganadores.

sábado, 3 de octubre de 2015

La Más Indicada

Cartel de la obra, de Rocío Luna
El jueves pasado, día 1 de octubre, volví a hacerme a la mar farandulera con el estreno de LA MÁS INDICADA. Este fue en MICROTEATRE BARCELONA, el multisalas teatral de la ciudad (clica para más información). Esta es la segunda vez que tengo la suerte de remar de alguna manera en su microprogramación. La primera fue con Puccini Y La Ensaladilla, allá por el mes de julio.
En esta ocasión no actúo, solo he escrito el guion y lo he dirigido. Todo el resto lo han puesto ellos. Y ahora tengo la certeza de que es la mejor decisión que pude tomar. Pues cuento con dos actores que me han dado más de lo que uno se puede esperar cuando se pone a dirigir, más de lo que uno imagina al escribir una escena.
Ellos son: Rafaela Rivas, actriz y periodista, a la que hemos rescatado para la interpretación en vivo, pues llevaba tiempo dedicándose a dirigir (Ninis, Olé tú), a labores de producción (Cloaca) y a actuar solo en audiovisual (Ocho, El árbol sin sombra, Letargo). He de decir que en la segunda lectura, en el primer día, tuve clarísimo que había acertado, que ella era La Más Indicada para este papel.
Él es un peso pesado de la interpretación musical en Barcelona, Antonio del Valle. Actor con una larga trayectoria que ha trabajado con directores como Paco Mir, Joan Lluis Bozzo y Joaquin Oristrell, entre otros. Y que el pasado año recibió el Premio al Mejor Actor Revelación en los Premios de Teatro Musical 2014 por el musical Goodbye Barcelona. Un actor con una generosidad bárbara en el escenario.
Vuelvo a contar, cómo no, con Rocío Luna, como diseñadora y cartelista. Con un trabajo inspirado en los carteles cinematográficos de los años 50 que nos ha hecho, que haría suspirar a la mismísima Herpburn (y no puedo decir más al respecto). 
La verdad es que ha sido un placer navegar con ellos este océano. Y es que, a lo mejor suena ñoño pero lo describe perfectamente, este viaje ha sido como hacerlo en góndola, de tan fácil que lo han puesto en todo momento. 
GRACIAS. Gracias por confiar, equipo; sin duda, el más indicado para esta travesía.

Equipo al completo de La Más Indicada

sábado, 19 de septiembre de 2015

La Bici Del Ignacio

Imagen de la convocatoria
Si tú piensas mucho en una cosa, al final pasa. Yo imaginaba una bici como la del Ignacio de la calle nueva. Lo pensaba millones de veces al día. O más. Al levantarme, antes de comer, durante los anuncios de la tele. Y me dormía también con la bicicleta en el cerebro. Él me prestaba la suya algunas tardes, pero sin salirme de su calle. Lo hizo hasta que se fue al cielo y se la dejó.
Me lo contaron cuando su madre vino a casa. El Ignacio se había caído de la azotea, queriendo alcanzar un panal. Pero al cielo no llegó del rebote, como yo vi clarísimo; mamá me lo aclaró de una bofetada, allí delante. De los nervios. Traía la bicicleta para regalármela. Y a mí me pasó algo muy raro, me alegré con pena. Lloré y me preguntaron si no estaba contento, y respondí que sí. Pero si me hubieran preguntado si estaba triste, les habría dicho lo mismo. No sé si me explico. Ahora tengo bici, pero casi no la uso. Y es que si tú deseas algo mucho, mucho, cuando lo tienes ya no lo quieres igual, igual. Y al revés pasa lo mismo.

Este es el relato que ha sido SELECCIONADO en Esta Noche Te Cuento, entre los meses de julio y agosto. El tema era "Bicicletas", en homenaje a la Vuelta Ciclista. Este, como ESCONDIDOS, será publicado que se edita cada año y tiene opción a la Final Anual del concurso.
Pincha AQUÍ, si quieres conocer al resto de Seleccionados y Mencionados.


sábado, 5 de septiembre de 2015

Los Niños Perdidos


Por lo visto en los pueblos del Valle lo saben, pero cuesta que te hablen de ello. Y es que Sierra Madrona es el lugar donde van a parar los niños perdidos. Los extraviados en los mercados, en las ferias; los que no supieron volver a casa, los robados de sus cunas o los que se adentraron en el mar. Que todos aquellos que se sueltan de la mano, habitan allí. Que incluso, muchos de los desorientados por la guerra, también corretean por Alcudia.
Dicen, yo no lo he visto, pero dicen que las gentes de Guadalmez, de Fuencaliente, de Abenójar, Alamillo, y de otros pueblos que no recuerdo, les llevan por las tardes gachas blancas y bizcochá; que se lo dejan a los pies de los robles y alcornoques y al amanecer ha volado. Cuentan también que, si te arrimas sin espantarlos cuando se acercan a beber los corzos, se les oye a ellos reír y chapotear en el mismo río Yeguas.
Aseguran, aunque jamás fui testigo, que hay un cordobés que les visita al llegar San Rafael, que les canta canciones de niñas que se quieren casar y montañeros que se van llenos de tristeza, que lo hace, impotente, para conformarlos, para que no desesperen y no lloren esa noche, al menos esa noche, por sus madres.

Este relato fue uno de los finalistas del I CONCURSO DE MICRORRELATO DEL VALLE DE ALCUDIA, "En Algún Lugar de la Mancha". La ganadora resultó ANA FUSTER, con No son ni serán gigantes. El segundo clasificado fue ANDRÉS RUBIO, con La Otra Realidad
Si clicas AQUÍ, puedes conocer a los otros seis finalistas y al resto de seleccionados para formar parte de una edición recopilatoria impresa que se difundirá como recurso turístico de la Asociación.
Ah, contento no, más.

sábado, 22 de agosto de 2015

RECONQUISTA

Otra niña de ojos enormes ha vuelto a aparecer junto al riachuelo, en el bosque que rodea al convento. Dentro cuestionan y siguen sin comprender cómo una mujer puede abandonar a sus hijos por el mero hecho de ser hembras. Dando así por hecho que son de la misma madre. Y es cierto que todas las criaturas halladas guardan parecido, en el físico y en el abandono.
Con ella acurrucada entre sus brazos, envuelta como una crisálida, Sor Constanza, cuyo origen ya nadie recuerda, ha ofrecido hacerse cargo también de esta. A las que le precedieron las trató con un esmero tan maternal que escandalizó al resto de religiosas, que la empezaron a mirar con recelo. Y es consciente de que en la congregación crea suspicacias que siempre sea ella la que encuentra a las crías y la que se encarga luego de sus cuidados. Pero no le importa, cuenta con el beneplácito de la Madre Superiora. La cual observa la escena en silencio, aparentemente inmóvil, pero sin dejar de frotar, dichosa, sus patitas bajo el hábito. 

Con Esperanza en Soto de Sajambre
Relato Finalista en la IV edición del Concurso de Microrrelatos LEONARDO BARRIADA. Este año el tema iba sobre "Criaturas del Bosque" y el primer premio se lo llevó mi amiga YOLANDA NAVA, con Viento del Sur; el segundo fue para LUIS SAN JOSÉ, con Talión. Enhorabuena a los dos. Felicidades también a toda la organización, cuya sede, en Soto de Sajambre, he tenido el gusto de conocer este agosto de la mano de su secretaria, ESPERANZA TEMPRANO, que estuvo tan encantadora y atenta como siempre. Todo un lujo recorrer además y contemplar el pueblo a través de la mirada de esta mujer que tanto se entrega y entrega en la Asociación Felix de Martino y en este pequeño paraíso leonés.
Clica AQUÍ si quieres leer a los demás finalistas y, de paso, escuchar los textos en la voz "sin parangón" de MAR GONZALEZ MENAPuck, para los amigos.

sábado, 1 de agosto de 2015

ESCONDIDOS

Imagen del certamen
Aunque en casa se empeñaron en ocultármelo, pronto supe que soy un monstruo. Desde que los descubrí al otro lado, siempre los observo. Sueño con hacer deberes como ellos, con dormir sin frío, con llorar por algo, sonreír por nada. Cómo desearía que el escondite fuera solo un juego, no una condena.
Todos los niños saben que existimos. Todos. Y conocen de sobras dónde nos ocultamos. Pero nunca se asoman solos. Siempre se esperan a que haya algún adulto con ellos para hacerlo. Hasta se dejan convencer, por esa noche, de que tan solo nos están imaginando. Y un día crecen y dejan de creer para siempre en nosotros, rompiendo así cualquier posibilidad de comunicarnos. Si no lo creo, no lo veo. Así es para ellos.
De todas formas, yo no pierdo la esperanza de que alguna vez un niño se atreva, antes de que lleguen sus padres, a mirar bajo la cama, en el armario, tras la puerta o en ese rincón oscuro, y me descubra al fin. Si eso ocurriera, me hallará preparado para tirar con fuerza de su mano, de su pierna, de su ropa, y saliendo de mi escondite haré que, entonces, le toque a él.

Relato SELECCIONADO junto a otros seis de otros tantos autores en el mes de junio en Esta Noche Te Cuento, cuyo tema era "Monstruos". Los siete, así, tienen acceso a la Final Anual y se reservan ya un puesto en el libro que se edita cada año desde Cantabria. Ello con el empeño y el esfuerzo, claro está, de Juan Morán, el mago de San Vicente del Monte.
Si clicas AQUÍ, te lleva a conocer a los otros SELECCIONADOS y a los MENCIONADOS, o finalistas del mes.

sábado, 18 de julio de 2015

EL PERDÓN


Permaneció horas con los brazos en cruz, arrodillado, con el Libro del buen amor en una mano y el álbum de boda en la otra. A falta de una regla para pegarse, se punzó las palmas con sus tacones y se fustigó la espalda con el vestido provocativo. De cara a la pared, se daba cabezazos mascando arrepentimientos. Se acostó varios días sin cenar. Y sin beber. Hasta que quedó tan libre de culpa y pecado que, al regreso del hospital, fue ella la que le pidió perdón. Y él el que, poco tiempo después, volvió a golpearla sin piedad.

Después de unas semanas de buena cosecha, Wonderland, Leonardo Barriada, ENTC y Montcada i Reixac, esta fue la siembra de la primera recogida. la del programa de radio Rosa Gil. Me presenté a la última convocatoria de la temporada con este micro y resultó finalista junto a otros de Juancho Plaza, María Fraile, Sergi Cambrils (doblemente) y David Moreno, el Indio. La ganadora de la semana fue la gran Lola Sanabría. Pincha AQUÍ y podrás leer los de ellos.

sábado, 11 de julio de 2015

Cúmulo De Alegrías

Portada de la Bitácora de Alena Collar
En esta semana he recibido un bombardeo de sorpresas que me han dejado el pecho entumecido de tanta emoción.

Para empezar, en varios concursos a los que me he presentado con algún micro, en estos días me he enterado de que he resultado ganador, finalista o está pendiente de verse qué soy en realidad. Ya iré hablando de cada uno de ellos y colgando los relatos a su debido tiempo. 

Después está la reseña que ALENA COLLAR ha hecho de De Lo Que Quise Sin Querer en su Bitácora. Espectacular cómo me ha tratado a mí y al niño del pelo verde. Mira que deseaba tanto como temía que me reseñara. Porque Alena, si algo le gusta, lo dice muy clarito, pero si no, aún lo deja más patente. Pero, para alegría mía, y de los que me quieren, estoy en el grupo de los que sí. AQUÍ la puedes leer. GRACIAS, Alena, de nuevo. Me llegaste a todo el centro. 

Y finalmente está lo del XII PREMIO SETENIL al Mejor Libro de Relatos Publicado en España, premio al que este año opta mi libro, después de haber sido presentado por la Editorial Talentura a esta edición. Desde aquí, GRACIAS, Mariano, Marisa, Shara, por la confianza. Este ENLACE te lleva a ver el listado completo, en el que están muchos de los mejores autores de relatos de ahora. Ve, ya verás qué risa cuando me encuentras a mí.

domingo, 5 de julio de 2015

Puccini Y La Ensaladilla

Cartel de la obra. De Rocío Luna.
Este fin de semana andamos de estreno. Y de inauguración.
Resulta que este miércoles pasado se abría en la calle Bailén, en pleno Barri de Gràcia, MICROTEATRE BARCELONA, que es la forma en que llega hasta esta ciudad Microteatro por dinero, después de abrir en Madrid (que es dónde comenzó todo), Málaga, Valenca, Sevilla, Mexico, Miami...
Bien, pues yo tengo la suerte de participar de este comienzo en la ciudad. Y lo hago como autor y actor. PUCCINI Y LA ENSALADILLA es una obra escrita a cuatro manos junto a Txema Torres, que ya me dirigió en El Pulso, y que ahora lleva también la dirección de esta. Cuento con unos compañeros de lujo que son: Màrius Hernández y Francesc Cuéllar, con quienes ya trabajé en Closet; el primero como autor y director y el segundo como actor (haciendo de hijo mío). Y, como no podía ser de otra manera, también en esta ocasión la encargada de la escenografía y cartelería es de Rocío Luna, que ya lo fue en las dos obras ya mencionadas.
Solo queda añadir que allí permaneceremos durante todo el mes de julio, con cinco pases diarios, de jueves a domingo. Así, el que quiera sorprenderse o escuchar a la Callas en un ambiente insólito, o simplemente, gozar de los sabores de una buena ensaladilla rusa, no tienes más que darle a link de Microteatre Barcelona y enterarse del resto.
Actores y director el día de la inauguración
Para ver más fotos del evento, AQUÍ y AQUÍ

sábado, 27 de junio de 2015

Calendario de la IM 2016

Imagen de Christian Pereira
GRIFERÍA
Se pasaba la vida hablando de ellos. Que si este tiene una curva preciosa, que si el otro cierra como ninguno, que vaya zapata gasta, que si qué manija tan ergonómica, que mira que chorro más divino echa... Era obsesivo. Engrifó nuestra relación y llegó la ruptura. Ya ha rehecho su vida. El otro día coincidimos en una fiesta. En un aparte me contó que esta nueva pareja le ha hecho cambiar, que debí tener más paciencia, que ahora es otra persona. Pero yo sé que no, le conozco demasiado, reconocí enseguida esa caída de ojos suya, como de grifo que gotea.

MI SED TUYA
Desde que me levanto voy bebiéndome los grifos que encuentro en el camino. Al llegar la noche, sin una sola llamada, hago recuento. Y apenas he saciado la sed que me dejaste en los costados.

REWIND
Te envío esta fotografía de su mesa, para que veas cómo está. No está bien. ¿Recuerdas lo de las bombillas?, pues ahora, con los grifos. Los abre y los cierra, y los desmonta y los monta, para cerrarlos y abrirlos de nuevo. Está empeñado en cambiar la lógica de la rosca y conseguir que el grifo abra hacia la derecha y cierre a la izquierda. Como si con ello consiguiera demostrar, fíjate, que las cosas pueden ir al revés; o para atrás, como en una película si le das al “rewing”. No, no lleva bien que te fueras.

Las tres propuestas que presenté en el mes de mayo para el concurso que la Internacional Microcuentista lleva a cabo durante todo el año para la elaboración del Calendario Microcuentista 2016. En este caso la foto en la que había que basarse era esta, de Christian Pereira. Aún estás a tiempo de participar en el resto de meses, si te apetece.

sábado, 13 de junio de 2015

La Niña Plegada


Salió, sigilosa, a estirar las piernas y se entretuvo en recorrer con el dedo el contorno de luz del pueblo. Sus padres se lo tenían prohibido. Solo cuando la llevaban lejos de las miradas de todo el mundo, le permitían extender las extremidades en toda su plenitud. Entonces, ella aprovechaba para otear más allá de las montañas y jugar con cometas y globos fugados, incluso con alguna que otra ave de paso, mientras sus progenitores sonreían vigilantes desde abajo. Tampoco perdía la ocasión antes de irse, de recoger alguna nubecilla extraviada con la que preparar sorbetes de consuelo al llegar a casa, cuando volvía a plegarse. 

Relato que este lunes pasado resultó finalista junto a otros dos, uno de Silvia Páramo y otro de Álvaro Botija. Fue este último participante el que pasó a la Final Mensual de junio. Ojalá vuelva a batirme con él, que aún quedan dos plazas, si no me equivoco, para esa final. Ojalá. 
Mi enhorabuena a los dos.

lunes, 18 de mayo de 2015

En RADIO DIGITAL BLUE

Francisco Manuel Marcos
Hace un par de semanas Paco Marcos Roldán, desde su bitácora, CIRUJANO DE LETRAS, le dio voz a este blog y al libro, De Lo Que Quise Sin querer, haciendo difusión de este último. 
Al mismo tiempo me llevó de la mano a RADIO DIGITAL BLUE, una emisora radiofónica que emite desde Argentina. Y es que, en una tarea que se han propuesto de difundir a autores españoles que recién comienzan, el propio Paco decidió (aun a riesgo de que ya no le encomienden más) que yo fuera el primero de ese ciclo.
Así, en el programa del 4 de mayo se leyeron dos relatos de los que aparecen en el libro, Su Recuerdo, Mi Olvido y Alud, así como una pequeña biografía. Todo ello puede escucharse a través del blog PARACUENTOS, en el que se enlazan todos lo programas emitidos. Clicando AQUÍ te lleva al enlace del programa de ese día (a partir 40').
Y, según me vuelve a informar, este lunes, día 18, vuelven a leerse algunos de mis relatos junto a otros de mi amiga, y casi prima, MAR HORNO, escritora de microrrelatos a la que tanto admiro y me embelesa.

Desde aquí, una vez más, aunque tu modestia me haga fallar el tiro continuamente y me vengan de nuevo devueltas como un bumerán, te doy las gracias, Paco.

sábado, 9 de mayo de 2015

Presente y ausente


El incómodo cadáver del mediador familiar seguía en la alberca flotando. El chacho lo empujaba con el "cayao", empeñado en hundirlo y olvidarse. Mi madre, en enterrarlo junto a las tomateras; que le daría jugo a los tomates, decía. Papá, que cerrara esa boca, que picado los marranos se lo comerían tan ricamente. Barbacoa, gritó el abuelo, que aún estamos a tiempo, y en mi casa mando yo. Los niños suplicábamos, chillones, ponerlo de espantapájaros mientras durara. De nuevo todos una jauría. Volvieron las amenazas, los juramentos. Y lo peor es que, aunque seguía allí como buscando en el fondo, ya no podíamos contar con él.

Relato con el que participé el lunes pasado en la VIII Edición de Relatos en Cadena, de la SER y que resultó ¡¡Ganador Semanal!!. Ahora me queda esperar a la FINAL MENSUAL y rezar, lo que recuerde, para pasarla y así volver de nuevo a Madrid, en la que sería mi tercera final anual consecutiva. Vamos, que por soñar...
He de decir que esta vez, de las tres en las que he sido seleccionado, es la ocasión en la que más nervioso me puse. Bueno, ahora que lo pienso, siempre me parece que en la última ha sido en la que más nervioso me he puesto. No sé, será de los mismos nervios. Voy tirando, Jesusito de mi vida, eres niño...

sábado, 2 de mayo de 2015

TRES ACONTECIMIENTOS

El fin de semana pasado, que para mí principió el jueves, sucedieron tres hechos importantes en mi vida y en días consecutivos. Y que voy a explicar un poco por encima para que esta entrada no sea demasiado larga ni cansina. Luego, más adelante, quizá dé más detalles de cada uno de los eventos. O no.

JUEVES, FIRMA
El jueves, día de Sant Jordi, estuve firmando ejemplares de DE LO QUE QUISE SIN QUERER. Por la mañana lo hice en Barberà del Vallés, para Diarium. Allí estuve acompañado de la escritora Asia Lafant. Y en un momento de la mañana, y sin esperarlo, me entrevistaron en Ràdio Barberà.
Recorte del Diari de Sabadell. A la derecha, yo; a la izquierda, el alcalde.
Por la tarde lo hice en Sabadell, en el Mercat Central. Estando allí sentado recordé que muchos años había pasado cerca de los autores que firmaban, y los había mirado tan a gusto al otro lado de la mesa, mientras el resto nos dábamos codazos y pisotones a este otro. Y pensé que no era para tanto, lo de pisarse y empujarse.

VIERNES, PRESENTACIÓN
En plena presentación. Foto de Francesc Barberà.
El viernes llegué a Madrid. Y por la tarde presenté mi libro. Me hacía una ilusión bárbara hacerlo en tol centro de la península. Y más, sabiendo que contaba con el gran MANU ESPADA, al que debo en primera instancia que mi libro se llegara a publicar (ya lo expliqué en su día AQUÍ), y con dos actrices de peso en la escena madrileña, SANDRA MARCHENA e INMA CUEVAS (también lo iba a hacer INMA ISLA, pero por problemas de agenda y lamentándolo mucho, tuvo que dejarlo para otra ocasión). Fue emocionante saber además que iban a asistir muchos de los amigos que uno se ha ido haciendo por la capital en los últimos años y otros que, con motivo del acontecimiento que viene después, iban a pasar unos días también por allí. Además, se da la circunstancia de que el evento tuvo lugar en la librería CERVANTES Y COMPAÑÍA, de la calle Pez; calle que tanto me ha dado, y en la que todo comenzó la noche de marras.

SÁBADO, MICROQUEDADA
El sábado me levanté fresco y enérgico para emprender la jornada microrrelatista. Esta comenzó en una sala de El Corte Inglés de Callao, donde ensayamos una hora antes, cuatro desalmados más y yo, El Juicio Al Microrrelato, eso sí, con sus togas y todo. Montaje que luego padecieron todos los asistente a la quedada. Decir que, después de numerosos testigos, Ernesto Ortega, Ana Vidal, Amparo Martínez, David Vivancos, Juancho Plazo, Luisa Hurtado, Marta López, Manu Espada, Puri MenayaMiriam Márquez, Rosa Martínez y Rosa Gil; después de sus testimonios, digo, el Microrrelato quedó absuelto de toda condena; no así, Esperanza Temprano (abogada defensora) y yo (fiscal del estado), que fuimos esposados por Pablo Vázquez (agente judicial) por desacato, según ordenó la implacable jueza Lola Sanabria
Inmediatamente después del "entremés", a modo de J. Luis Moreno, se falló el Concurso de Microrrelatos, convocado por primera vez este año, y en el que resultaron ganadores Almu Ballester, Rafael Olivares y Francesc Barberà, entre los asistentes; y Sergi G. Oset, Joaquim Valls y Elisa de Armas, entre los no asistentes.
Después partimos en manada al restaurante La Excéntrica, donde tuvo lugar la comida y reparto de tuneados (el mío fue para Marta López y yo me traje el de Carles Quilez). Luego, siguieron licores varios, abrazos acumulados, corrimiento de asientos y risas a destajo. Vamos, recién terminado un año más y empezando ya a hablar de si la siguiente, la VI, será en Valencia, Zaragoza o Calasparra. Donde sea, seguro que iré. Hacedme sitio.
Momento del esposamiento. Foto de Amparo Martínez.

lunes, 13 de abril de 2015

DESPERTARTE

Imagen de la convocatoria
Te miro desde aquí y quisiera hacer que te airearas. Tal cual. Literalmente. Por dentro, sobre todo por dentro, que volaras. Conseguir que fuera la brisa, y no el oxígeno, la que invadiera tus orificios. Que el viento sea y no otros el que te peine por las mañanas. Sí, sería bueno, de una vez por todas, abrir esta ventana de llave custodiada. Que abandonaras por ella esta cárcel esterilizada, ese goteo sin final. Yo pondría, ahora mismo, todo mi empeño en que entrara un huracán sin otra víctima que no seas tú, un ciclón donde el único cataclismo sea tu ausencia. Un vendaval que te lleve, con una risa loca, por encima de las azoteas. Dejando para siempre, como las conchas en la orilla, como un caracol vacío, esa cama sin habitante.

Relato con el que participé en ENTC. En él era obligado introducir un verso escrito por Santa Teresa de Jesús, a la que estaba dedicada la convocatoria. Esta es la versión reformada, ya sin el verso. Para leerlo con él, pincha AQUÍ. Y para leer a los ganadores, AQUÍ.

domingo, 22 de marzo de 2015

THE OTHER

Portada de la Revista, de Ismael Alvárez
La semana pasada apareció el primer número de La Revista THE OTHER, y en ella se hacen eco de De Lo Que Quise Sin Querer. Además de la biografía, publican tres de los microrrelatos incluidos en el libro: La Perdonamuertes, El Niño Que Fui y Nocturnidad
THE OTHER nace, lo sé porque me lo ha contado alguien del comité editorial, nace digo, con el deseo de ocupar un puesto hasta ahora bacante. El de ser una revista dirigida al colectivo LGTBI y simpatizantes, pero tratando temas que de verdad interesen al colectivo LGTBI y simpatizantes. Con lo cual, intenta ser una revista seria, huyendo de la mera frivolidad, aunque sin renunciar a ella, y tocando temas de actualidad, sobre todo en lo referente a esta parte de la ciudadanía en el mundo.
El número 1 de la revista sale con una portada del ilustrador y artista Ismael Alvarez, y viene cargada de artículos y algún reportaje. 
Sí clicas en la imagen, te lleva a la web de donde te la podrás descargar. Míratela y, si te sulibeya, que va a ser que sí, te suscribes de forma gratuita para recibir los próximos números. Para terminar, copio lo que dice la propia web:
 
"Hay quien dice que las cosas han cambiado. Quien asegura que eran otros tiempos. Quien opina que seguir celebrando el día del Orgullo ya no tiene sentido, porque ya no hay más nada más que reivindicar. Quien cree que ya nadie muere por ello. 
Si todo eso fuera cierto, THE OTHER hoy no tendría razón de ser." 

Nada más que añadir. Eso es todo.

sábado, 14 de marzo de 2015

EL AFORTUNADO

El día, Rosana, que te fuiste de casa por la mañana, salió premiado nuestro cupón por la noche. Y yo comencé con mi estreñimiento.
Cuando Nico me dijo, qué te pasa, papi, me di cuenta que llevaba seis minutos ante el televisor, de rodillas en el suelo, mirando los números como si tuviera que descifrarlos. No sabes qué desgraciado me sentí siendo millonario. Al día siguiente era sábado, así que el cupón lo guardé en el cajón de la mesilla, junto a los relojes caros, esos que no me pongo. Ya iría el lunes donde tuviera que ir. No quise decirte nada, para qué, ya me lo dejaste bien claro: ni por todo el oro del mundo volveré contigo, Nicolás. Pasé el fin de semana llorando a escondidas del niño, y casi de mí. Nico me preguntó el lunes trece veces por ti. Fueron unos días duros. En mis respuestas, te envié a comprar, a la pelu, a la esteticién, al cine. Ya ves, hice de ti una derrochadora compulsiva. Durante un mes, me funcionó. Al despertar, le decía que acababas de irte; o que, justo dormirse, llegaste para darle un beso. La misma táctica que seguíamos con los reyes magos. Al cabo de treinta y cinco días le dije, te voy a decir la verdad, Nico: la han llamado para un papel junto a Jim Carrey, el de la máscara. Ya sabes que es su favorita y la estábamos viendo por undécima vez en ese momento que me lo preguntó de nuevo. Esa noche Nico durmió como hijastro de una estrella, y eso ya no había quien se lo quite. Esta fue la verdad que le conté, la verdadera verdad no fui capaz de explicársela. Qué podía decirle, que te habías ido a crecer por dentro, pues somos pura energía umbilicada al universo que nos hace uno, como decías. No lo habría entendido. Como yo. Pura energía. La misma energía que te estábamos consumiendo cada día Nico y yo, dijiste. Como si nosotros no fuéramos parte de ese uno con derecho a cordón energético.
Perdona el tono, Rosana. Siento, recordarte todo esto ahora, pero es necesario que sepas cómo lo viví. Lo cierto es que llevabas tres meses haciendo yoga, y te removía muchas cosas internas, me repetías al volver cada martes y cada jueves. Yo ya sabía entonces, que lo que te removió tus interioridades no fue el yoga, que era el profesor de yoga. Una salamandra con perilla, pantalón de Alibabá y mirada con tendencia al entrecejo, que repartía abrazos por donde iba, y que se había convertido en el guía espiritual e imprescindible de esa crecida interna tuya. Pero tú no quisiste admitir en ese momento que era más por él que por el aseo de tus chacras. Ni yo te insistí. En el fondo me la traía al pairo el motivo. Sólo me importaba tu marcha. Y tu vuelta.
El día que volviste, Rosana, yo seguía estreñido. Abrí la puerta y allí estabas tú, vestida para un pasacalle, y con una mochila que habías cambiado por la Sansonitte que te llevaste. Lo siento, amor, dijiste. Estabas guapa, salvaje, como venida de la selva, natural. Después de una breve explicación, en la que en realidad no dijiste nada, admítelo, hicimos un paréntesis que yo inicié con, tienes una pestaña. Seguidamente lo hicimos, como al principio, con mucho movimiento brusco y mucho ruido. Por suerte, a Nico le tocaba con su madre. Acabamos con aquellos alaridos de mono enfadado de los que luego nos reímos tanto, y que sirvieron como cierre del paréntesis. Después, aún arrodillado en el suelo, recordé que el cupón seguía en el cajón donde lo metí. Te dejé tumbada sobre el mantel de la mesa, del que habíamos tirado en algún momento, y fui a buscarlo. ¿Recuerdas? Te lo puse en las manos. Qué es esto, dijiste, es un cupón del día que me fui. Se te dibujó un puchero. Y volviste a decir lo siento, lo siento mucho, amor. Quise explicarte en ese momento, pero seguías hablando. Estos cuatro meses te los voy compensar con creces, amor, te lo juro. Cuatro meses. Cuatro meses hacía que te habías ido. De pronto, un calor de diarrea venidera se apoderó de todo mi ser. Fui a la cocina a beber un vaso de agua, y mientras la tragaba miré la fecha en el calendario escolar de Nico, apretando el esfínter. En efecto, hacía exactamente cuatro meses y tres días que te habías ido de casa. Volví, te cogí el billete, que aún conservabas en la mano, me dirigí al baño, y grité: ahora salgo, mi amor. El sudor me empapaba entero. No te miento. Me senté en la taza, y busqué en la letra pequeña mientras me vaciaba. Treinta días. Ahí lo ponía. Apreté. A los treinta días el cupón perdía todo su valor. Dejé de apretar. Antes de salir me duché con agua fría porque el calor no se me iba; al contrario, me venía una y otra vez sin esperar a que se fuera el anterior. Me miré al espejo. Mientras me hacía la raya con el peine iba pensando que debía ser cosa del destino. Recordé aquello de desgraciado en el juego, que siempre había oído. Respiré hondo. Cuando pensé que ya no quedaba, hube de cagar otra vez, y en cantidad inmisericorde de nuevo. Me levanté y me senté hasta siete veces. Mi intestino, lo mismo que mi destino, jugaba conmigo. Eso sí, quedé hueco, como si mi colon fuera de aluminio, impoluto por dentro. Gasté todo el papel, y tuve que acabar limpiándome con el cupón.
Cuando salí, seguías desnuda, con cara de preocupación. Te ocurre algo, me preguntaste. No, mi amor, que hice la promesa estúpida de comerme el cupón a solas si volvías. Ahora sabes qué hice en realidad con él. Pero no mentía cuando te dije, acercándome y abriendo otro paréntesis: Rosana, me siento tan afortunado.

Este es el relato que resultó finalista este año en el XIV Concurso ‘Antonio Villalba’ de cartas de amor, de la ESCUELA DE ESCRITORES. Si clicas AQUÍ puedes leer el otro finalista y el ganador. Y los ganadores de las ediciones anteriores.

domingo, 8 de marzo de 2015

Con CASERO y la PALUZIE

Elena Casero, escritora y con todo el tiempo del mundo ahora a su pies, hace unas semanas publicó una reseña de De Lo Que Quise Sin Querer. AQUÍ la puedes leer, en su blog VEGES TU. Aunque ella cuenta con otra bitácora, donde puedes leer microrrelatos propios que es ESTE.
Elena tiene publicado un libro de relatos y, en el mismo mes que el mío, publicó su tercera novela DONDE NUNCA PASA NADA. Además de eso, está emprendedora de todo lo emprendible, y de lo que no, también, se atrevió el año pasado a dirigir en el grupo de teatro al que pertenece, La Albosa, allí en Los Isidros, una versión muy CASERO de Anda Que No Te Quiero. Le sobran arrestos y honestidad a partes iguales a ella. Gracias de corazón, compañera.

Vamos con la PALUZIE. Esta semana La Micro ha publicado en su blog, que es ESTE, la noticia de que mi libro ya pertenece a su fondo literario, el dedicado al Microrrelato. Junto a este anuncio ha colgado dos de los relatos incluidos en el libro: Ojos De Muñeca Antigua y Mesa Compartida.
Para quien no lo sepa, la Biblioteca ESTEVE PALUZIE, de Barberà del Vallés, es la única en todo el mundo que cuenta con un fondo dedicado a la Microficción. Como para no sentirse hinchado ni que sea un ratillo. 
Desde aquí, GRACIAS de nuevo por todo lo grande que hacen por este género tan diminuto. 

sábado, 28 de febrero de 2015

CALLADITAS

La Sebastiana, según MARTUKA
En boca cerrada no entran moscas, repetía la Sebastiana, al tiempo que me daba bajo la barbilla con el reverso de su mano grande, llena de huesos y con olor a lejía. Otras veces lo acompañaba de “cuando los mayores hablan, las niñas se callan”, o cosas parecidas.
La Sebastiana era una vecina cuyos lazos se enredaban con los del parentesco. Respetada por todos. Y con derecho a enviar a comprar a los hijos de otras, a opinar sobre las borracheras de los maridos ajenos, a organizar el día cuando se encalaban las fachadas. A reñir y  mandar callar a los niños con ese revés aséptico incluido, sin que las madres le afearan el gesto.
Esta niña está comiendo demasiado, le va a hacer daño tanta sandía, declaraba. Y mi madre, venga, no comas más, a la calle a jugar. Si en  uno de esos momentos hubieran mantenido la atención sobre mí, habrían visto el aura de odio en la que salía envuelta, porque tanta rabia no podía caberme en un cuerpo tan pequeño y a la fuerza me debía rebosar por todas partes. Pero nunca me miraban mucho rato seguido.
La casa de la Sebastiana estaba a la entrada o la salida del pueblo, según si llegabas o te ibas. Ella vivía sola la mitad de la vida y la otra mitad en mi casa con nosotros. Se acercaba muchas veces a lo largo del día. Hasta once veces le conté una vez. Cuando se lo hice saber con expectación infantil, me contestó, niña, calladita estás más guapa, y me soltó su revés huesudo.
Yo la odiaba por sus sopapos de lejía, y por el poco cariño que siempre me demostró. Sólo en una ocasión creí sentir que quizá podía quererme algo. Una en la que me dio con la mano antes de que acabara de hablar haciendo que me mordiera la lengua y sangrara mucho. Entonces vi a la Sebastiana apresurarse nerviosa para cortarla, y me pareció verle alguna lagrimilla. Aunque de esto no estoy segura, pues pudieron ser las mías. Eso sí, me apretó la cabeza contra su estómago balanceándola y  repitiendo, pobrecita mía, pobrecita mía muy seguido. Y aunque casi no podía respirar por la fuerza que estaba poniendo, me habría quedado allí lo que quedaba de día. Esa tarde la Sebastiana fue muy considerada conmigo y yo me mantuve a su lado disfrutando de ese nuevo matiz en nuestra relación. Pero a la que habían pasados dos horas se le había olvidado el incidente y viendo que me encontraba todo el tiempo pegada a ella y estorbando, soltó un “esta niña que moscona que es”. Y de un manotazo me apartó de su lado. Ahí se acabaron las existencias de cariño que reservaba para mí.
Con el tiempo a la Sebastiana la recuerdo siempre tal y como era, en gris y negro. Menos sus manos y su cara, que tiraban más al rosa. Muchos años después, por las asociaciones curiosas y tontonas que hace la mente, al escuchar una canción de Mecano, donde dice “vestir de rosa y gris” sin darme cuenta me venía a la cabeza la Sebastiana, y sonreía.
A mi madre le reproché en alguna ocasión que la Sebastiana me golpeara y ella no hiciera nada por evitarlo. La última vez que se lo recriminé, estaba yo en ese momento secando a uno de mis hermanos después de haberlo bañado en el barreño y mi madre poniendo el pañal al más pequeño sobre la cama. Ella, sin tan siquiera mirarme contestó: déjame ahora, viste a ese que tendrá frío y vete a por el pan que me duele la cabeza, anda.
En muchas ocasiones sin ningún esfuerzo añadido, sólo con la energía que la rabia me daba, habría empujado a la Sebastiana los trescientos metros que separaba mi casa del barranco del Huérfano, que estaba detrás, para despeñarla por él. Con las manos en jarra la vería cayendo y cortándose con los vidrios, clavándose por las piernas y por la cara hierros oxidados, latas, muelles del colchón, cuchillas Filomátic y cosas que la gente tira en los barrancos. Viendo cómo al final se hincaba en los ojos unos clavos que precisamente le quedarían al alcance de los mismos. Era una visión con la que me vengaba interiormente mientras gatunamente me acariciaba el golpe después de un “en boca cerrada no entran moscas”. Y probablemente algo así ocurrió.
Llevaba dos días sin aparecer por casa. Me había acercado con mis hermanos unas veces y con mi madre otras, pero no estaba en la suya. Todos empezaban a preocuparse. Fue jugando en el fondo del barranco, hasta dónde casi nunca bajábamos, donde la encontré tal y como le había deseado. Pero una cosa es desearlo y otra cosa es quererlo. Cuando la vi, estaba comidita de bichos y aferrada a un colchón. Seguramente, dijeron luego, perdería el equilibrio al intentar lanzarlo. Los ojos sólo cerrados, no perforados, y lo agradecí. Sin charcos de sangre. Si los hubo, toda la porquería del muladar o los insectos los habían absorbido en ese tiempo. Tenía la boca abierta y oscura. Y justo en ese instante vi salir de ella una mosca gorda, verde y ruidosa. “En boca cerrada no entran moscas”, me pareció oír. Pero seguramente sólo lo imaginé, pues no hubo revés ni olor a lejía. Y las dos permanecíamos calladitas.

Relato presentado junto a esta ilustración de MARTUKA, tan llena de detalles, al VI Premio Opticks Plumier de Relato Ilustrado; concurso en el que dicho conjunto ha resultado destacado junto a otras cuatro propuestas. Clica AQUÍ para conocer al ganador y finalista.
Pinchando en el nombre de la ilustradora, te lleva a ver otras preciosidades suyas.

domingo, 22 de febrero de 2015

Cuatro cosas te digo

Foto casera (y frangollera)
UNA 
El sábado pasado resulté GANADOR dos veces y FINALISTA en la general, en la XIV edición ANTONIO VILLALBA de cartas de amor, de la Escuela de Escritores.
AQUÍ, puedes leer el ACTA del concurso. 

DOS
Esta semana, mi buen amigo FRANCISCO GIJÓN, volvió a darme la oportunidad de explayarme en su casa. En un ciclo que dedica a autores amigos suyos, a mí también me reservó un espacio. AQUÍ puedes leer la de pegos que dije en un momento, aun a riesgo de perderle como amigo.

TRES
El lunes nos enteramos de que en el VI Premio Opticks Plumier de relato ilustrado, que participé junto a la ilustradora MARTUKA con el trabajo CALLADITAS, ha resultado destacada la nuestra junto a otras cuatro propuestas. En breve cuelgo el relato junto a la ilustración, deliciosa, como siempre de Marta.
Accede AQÚÍ a la revista si quieres leer al ganador y finalista del concurso. 

CUATRO
Hace dos días, mi amigo, el ilustrador JUANLU, publicó en su blog una ilustración que en su día hizo para un relato incluido ahora en De Lo Que Quise Sin Querer. El relato en cuestión es LA PRESA y en la entrada volvió a mencionar el libro. AQUÍ puedes verla junto al micro, si no lo hiciste en su momento.

Hala, cuatro cosas bien dichas que hablan de dichas.

domingo, 15 de febrero de 2015

Con NASELLO y MASÓ

En semanas pasadas he estado de parranda. Bien, yo no, mi descendencia. Bueno, tampoco exactamente... Vamos, que dos microrrelatos de mi autoría han aparecido en otros tantos blogs. Ahora sí, que me lío.

Jordi Masó
El primero fue en casa de JORDI MASÓ, La Bona Confitura. A la que se llevó mi relato La Perdonamuertes (La Perdona-morts), traducido al catalán por el maestro (me da igual que luego me riña) Pedro Herrero, de Humor Mío.
Es la segunda vez que Masó me publica en su blog, después de Por El Desagüe (Pel Desguas), también traducido por Herrero.

Patricia Nasello
Unos días después llego ella, PATRICIA NASELLO, con su blog Piedra y Nido, que publicó mi Escena Contemplativa
Aunque ella mantiene otra bitácora, Patricia Nasello Microrrelatos, en esta, en la que aparezco, publica con generosidad relatos de otros autores que por algún motivo le indujeron a ello. Puedo contar que me siento de lo más halagado con que me haya incluido en esa lista, en la que aparecen escritores que tanto me admiro.

Desde aquí, gracias, Jordi, Patricia, por semejantes regalos. Por, como perfectos anfitriones, hacerme sentir importante en vuestras casas. GRACIAS.

sábado, 7 de febrero de 2015

CÁNTABRA


Obdulia es cántabra. Y circunspecta y acantilada. Pero cuando ríe, es como si las aves de las Marismas volaran en su cara. Tiene un ojo verde y el otro azul, y ella ve, claramente, que es por el paisaje. Ella y cualquiera que la mire y luego observe a su alrededor. Porque enseguida se entiende que el entorno, con ella en medio, hace mucho. Y a continuación uno no puede, o no quiere, evitar caer en el precipicio de su persona.
Pero ella, que únicamente ha nacido una vez, de momento, si volviera a hacerlo, lo que querría es, no tiene ninguna duda, ser miel de esa tierra del norte, para deshacerse despacio, piensa, en los paladares de los niños y las preñadas; pero sobre todo, en la boca de labios prietos de un montañés que solo ella sabe.

Con motivo del XXXIII Anirversario del Estatuto de Autonomía de Cantabria se convocó un certamen en el que se hiciera un homenaje a todos sus ciudadanos a través de los productos y sabores propios de la tierra. Este micro fue seleccionado para aparecer en el libro digital conmemorativo. Clica AQUÍ y podrás descargarte el libro y/o leer el resto de relatos entre los que están el de la ganadora, Raquel Lozano, y muchos otros compañeros de escritura.  

domingo, 1 de febrero de 2015

En la LLAR DEL LLIBRE


El pasado 22 de enero tuvo lugar la segunda presentación de DE LO QUE QUISE SIN QUERER. Esta vez fue en mi ciudad, en Sabadell; en LA LLAR DEL LLIBRE, concretamente. Y tuve el lujo de poder contar con MÀRIUS HERNÁNDEZ, actor, director y dramaturgo. Un artistas al que, aunque con muchos años anteriores de experiencia en la interpretación, la fama le llego con su personaje de Pitu, en La Riera de TV3. Yo, que tuve el placer el año pasado de ser dirigido por él en un texto también de su autoría, CLOSET, pude comprobar que es tan grande por dentro como lo es por fuera, mide casi dos metros. Y que fue una de las experiencias que más me han hecho crecer en varios sentidos, arriba-abajo, derecha-izquierda.
El día de la presentación Hernández ejerció de Maestro de Ceremonias. Y en ella, tras el saludo, pasó a leer una carta dirigida al autor, osease, a mi, que me dejó temblado, como estaba él (que tan cerquita yo lo notaba) y que hizo emocionarse a más de uno y de ocho en la sala, nueve si me cuento yo. Diez con él. En la carta, según sus palabras, me quiso contar lo que el libro le había provocado al leerlo. A mí, que he perdido la costumbre de recibir cartas, que no sean las del banco, como todos, además de emocionarme como he dicho, me pareció un detalle a tener en cuenta ya pa los restos. Si no te lo dije, Màrius, te lo digo ahora: pa los restos. Aquí dejo la carta para que podáis comprobar de qué os hablo.


Después vinieron ellas. Vinieron las de Viéndolas VenirGEMA MARTÍNEZ y MARIA LESMES, que se metieron al público en el canalillo de su pechera nada más empezar a dramatizar el primer texto. Y uno, desde la silla donde ellas mismas me hicieron sentar, mirando cómo se desenvuelven y se expanden en la sala, se pregunta con asombro y maravillado cómo saliendo de sus bocas algo tan minúsculo como es un microrrelato, pueden mostrarse tan inmensas.


Si clicas AQUÍ te lleva a ver la crónica fotográfica entera de Sandra Flores.